En vías de acreditación
por la Superintendencia
de Salud Siga leyendo

alt
 

Centro de Salud San Agustin como siempre preocupado por la salud preventiva de la familia, ha preparado una campaña informativa sobre los riesgos del cáncer de mamas.
 
En Chile Este cáncer es una de las enfermedades más prevalente en la mujer y su pronóstico depende estrechamente de la etapa en que se diagnostique, por lo que su prevención, diagnóstico y detección son considerados cruciales.
 
Según datos del Minsal, desde el 2000 hasta el 2008 el cáncer de mama en Chile  ocupó el tercer lugar entre las causas de muerte por cáncer en la mujer. Una mujer muere cada 8 horas a causa de este mal.
 
¿Qué es el cáncer de mama?
El cáncer de mama, que por lo general se presenta en mujeres, es una enfermedad en la que células malignas (cancerosas) crecen dentro del tejido mamario. 
 
Cada mama contiene entre 15 y 20 lóbulos, los que poseen secciones menores llamadas lobulillos. 
 
Los lóbulos y lobulillos están conectados por conductos llamados ductos. El tipo más frecuente de cáncer mamario nace en los ductos a partir de células ductales. Los que surgen en los lóbulos o lobulillos son llamados cánceres lobulillares. Éstos afectan con mayor frecuencia ambas mamas, a diferencia de otros tipos de tumores. 
 
El cáncer inflamatorio de la mama es una clase especial de cáncer de mama, bastante poco frecuente. El aspecto de la mama se parece a una inflamación o quemadura de sol. Se ve inflamada, roja y caliente. Tiende a avanzar con rapidez. Lo más importante es no confundirlo con una mastitis, para lo cual se debe consultar precozmente a un especialista. 
 
Existen formas hereditarias de cáncer mamario, que representan alrededor del 5-10% de todos los casos. En esas pacientes la información genética es heredada de los padres. 
 
Por otro lado, la mayoría de los casos corresponde al llamado cáncer esporádico de mama, en donde no existe una alteración genética heredada que sea responsable de su aparición. 
 
También hay otros factores relacionados con el cáncer de mama como nuliparidad, primera menstruación precoz y menopaucia tardía, entre otros. Algunos estudios sugieren que el uso de terapia de sustitución hormonal se asocia a un riesgo un poco mayor de desarrollar cáncer mamario. 
 
Se debe consultar a un especialista si se notan cambios de coloración en la piel de la mama, un nódulo o retracción del pezón. El médico solicitará probablemente una mamografía.
 
Ésta es una radiografía especialmente diseñada para la mama que es capaz de detectar nódulos que no son palpables.
 
Dependiendo de las características del nódulo, con frecuencia es necesaria una muestra de ese tejido para ser analizada bajo el microscopio, procedimiento que se llama biopsia. La muestra de tejido se puede obtener usando una aguja especial o mediante una pequeña operación.
 
Las probabilidades de mejoría (pronóstico) y la elección del tratamiento dependen del estado de avance de la enfermedad (si se ubica en la mama o se ha extendido fuera de la glándula); del tipo de cáncer de que se trate; de algunas características de las células tumorales que tienen que ver con la agresividad del tumor, y de si está comprometida una o las dos mamas.
 
La edad, el peso, el estado menstrual y las condiciones generales de salud también afectan el pronóstico y el tratamiento necesario.
 
- Cáncer de Mama Recurrente: Es cuando el tumor vuelve a aparecer después de haber sido tratado. Esta reaparición o recurrencia puede ser en la mama, en alguna otra parte de la pared torácica o en cualquier otra zona del cuerpo. Esta condición si se limita a la mama puede ser tratada con muy buenos resultados, sin que aumente la mortalidad.
 
¿Qué son los estadios? 
Una vez que un cáncer de mama ha sido diagnosticado, es necesario realizar algunos exámenes para determinar si el tumor tiene ramificaciones (metástasis) en otras partes del cuerpo como los linfonodos de la axila, huesos, hígado y pulmón, entre otros. Este proceso de evaluación se denomina etapificación. Éste es importante porque de esa información depende la elección del tratamiento a seguir. Los estadios van del 0 al IV, siendo 0 la forma más inicial de cáncer posible.
 
Estadio 0: 
Es la forma más temprana que puede tener un cáncer de mama.
Existen dos tipos: carcinoma in situ ductal (carcinoma intraductal) y el carcinoma in situ lobulillar. El carcinoma lobulillar in situ NO es realmente un cáncer sino más bien un indicador del riesgo de desarrollarlo (25% de probabilidades de tener un cáncer en un plazo de 25 años; puede afectar a cualquiera de las dos mamas).
 
Estadio I: 
El tumor se encuentra confinado a la mama y es menor de 2 cms. de diámetro máximo.
 
Estadio II: 
Incluye las siguientes situaciones:
 
- El tumor mide menos de 2 cms. Pero existen metástasis en los ganglios de la axila. 
- El tumor mide entre 2 y 5 cms., con o sin metástasis en los ganglios de la axila. 
- El tumor mide más de 5 cms., y NO existen metástasis en los ganglios de la axila.
 Estadio III: Se divide en IIIA y IIIB. 
IIIA
- El tumor mide menos de 5 cms. y existen metástasis en los ganglios de la axila que provocan que se adhieran unos con otros, o a estructuras vecinas. 
- El tumor mide más de 5 cms. y existen metástasis en los ganglios de la axila. 
IIIB
- El tumor ha invadido la piel o la pared del tórax (músculos o costillas).
- Existen metástasis en los ganglios que se encuentran detrás del esternón.
 
Estadio IV:
El cáncer se ha extendido lejos de la mama y la axila, comprometiendo otros órganos, frecuentemente los huesos, pulmones, hígado o cerebro.
 
 
FACTORES DE RIESGO EN EL CÁNCER DE MAMA
 
• Ser mujer
• Tener más de 40 años
• Menarquía precoz
• Menopausia tardía
• Larga historia menstrual
• Nuliparidad o paridad tardía
• Antecedentes personales
• Antecedentes familiares
• Antecedentes de patología mamaria
• Obesidad
• Tratamiento de sustitución hormonal
 
 
Detección precoz del cáncer de mama
Si Ud. sospecha de tener alguna alteración en sus mamas, ya sea un “poroto”, la piel distinta a la otra mama, dolor, manchas, pezón retraído y o sangrante, puede usted acudir al Centro de Salud San Agustin, en el cual contamos con un moderno Mamógrafo. La mamografía debe ser obligatoria una vez al año, después de los 40 años de edad. Esta es la manera eficaz de detección precoz del cáncer de mama.